25 de mayo de 2015

Expuesto a cualquier cosa

Aunque tu casa tenga un aspecto limpio y contemporáneo, una pared expuesta da un toque original y bonito, con un guiño histórico. 
Esta presencia del pasado encaja bien con ambientes rústicos, modernos o industriales.

Así que si tienes la suerte de encontrar en tu piso una pared de ladrillos o una pared vieja y gastada ¡no dudes en aprovecharla! 

Sea en la sala de estar, en el comedor, en la cocina o en el dormitorio, una pared expuesta da carácter a cualquier espacio interior.

Una pared de ladrillos se pude dejar en su color natural, se puede pintar a nuestro gusto o aprovechar de sus capas históricas para jugar con sus tonalidades. De todas formas hay que cubrirla con un producto adecuado para su protección.

Expuesto a descansar
Los ladrillos de varios colores con bordes irregulares acentúan más el aspecto gastado y destaca de tal forma la diferencia entre una pared recuperada y una pared de ladrillos nuevos.

Me encanta el conjunto de las bombillas decorativas y sobre todo su ubicación. La lámpara colgada del techo no siempre tiene que estar en el medio de la habitación. Poniéndola en zonas distintas puede ayudar a definir mejor el espacio.


(Foto: web)


En este ambiente los ladrillos están menos definidos y en un color gris-cemento poco habitual que encaja bien con el resto del espacio de tonos neutros.   


(Foto: Daniella Witte)


Expuesto a comer
Esto es un buen ejemplo para ladrillos pintados en blanco que no han perdido su aspecto envejecido.  

También llama la atención en este espacio más industrial la mesa con la parte superior de metal y patas de madera tipo caballetes, en conjunto con las lámparas metálicas sujetas a poleas de cerámica y las diferentes sillas de madera
Sin ladrillos también se puede. La pared gastada y con múltiples capas destaca muy bien con el suelo de madera, creando un espacio con un especial encanto.


(Foto: Manerbaspa.com)


Expuesto a cocinar
Para entender mejor el efecto de la pared de ladrillos, simplemente puedes mirar las fotos e imaginarlas con paredes lisas y normales. ¡Qué aburrimiento!


(Foto: web)
(Foto: Helen Cathcart)


Expuesto a dormir
El efecto oxidado aporta un casual enriquecimiento a la textura de la pared, creando un rincón cálido y con personalidad.


(Foto: web)


Aunque arregles y pintes el resto de las paredes, dejar un cacho gastado no solo no desentona sino que embellece. 
¡Mola la idea de la lámpara de noche colgada del cabezal!


(Foto: Manolo Yllera)


Nosotros en Alis tuvimos la suerte de encontrar una pared de ladrillos en nuestro local. 
Exponerlos requiere mucho trabajo pero vale la pena.


(Foto: Alis)


No hay comentarios:

Publicar un comentario