22 de junio de 2015

Balconeando

(Foto: Emilialua)
Hace buen tiempo. ¿Aprovechamos para salir?  Bueno, salimos pero nos quedamos en casa.

Que agradable tomar una cervecita al aire libre, un rato de lectura al sol o simplemente observando. Con solo tener una terracita pequeña o un balcón es suficiente.

La ciudad, la gente, la vida callejera… El mundo a nuestros pies y nosotros somos una parte integral de ello.

En ciudades con un clima favorable, desde hace no mucho tiempo, el balcón se empieza a concebir como un espacio lúdico en lugar de ser solo un sitio para las plantas, para tender la ropa o, en el peor de los casos, de trastero. Antes incluso los cerraban para ampliar el salón o tener una galería para la lavadora. Gracias a dios los tiempos cambian y también podemos cambiar nuestros balcones.

Entonces ¿cómo decoramos un espacio tan pequeño, para que sea útil, cómodo y estéticamente agradable?

Una hamaca no necesariamente requiere de una gran terraza o jardín. Y además, después de la siesta, si quieres tomar el café acompañado recogerla no es un engorro.


(Foto: ELLE Decor)


El uso de madera en el exterior favorece el espacio y el columpio hará salir también al niño que todos llevamos dentro. Cuidado no acabes tirando globos de agua a la gente que pasa por debajo.


(Foto: GIGI Interior Design)


Salir y encontrate el sofá… que buena idea para disfrutar de un pequeño espacio. Con una bandeja como mesita y cojines. Muy íntimo y parece muy cómodo.


(Foto: myparadissi)


Y si disponemos de más espacio incluso podemos ubicar afuera todo el salón. Con cómoda y jarrita de flores incluidos. Qué bonito el jardín vertical. Junto a la combinación de telas, colores y estampados y la cómoda amarilla se logra un rincón muy acogedor, que además queda muy bien definido por el suelo de madera.


(Foto: Joidea)


El banquito y la mesa estrecha con taburetes bajos permiten que puedas incluso montarte un comedor, aunque tengas un balcón más estrecho que el espacio que vemos en la foto.


(Foto: Foter)


Una obra hecha a medida e integrada a la arquitectura. Nos encanta. Y se puede combinar fácilmente con algún mueble que lo haga aun más perfecto.


(Foto: Casandra)


Me gusta: El taburete y la mesita de fórmica son una buena elección para mobiliario exterior. Y la creación de dos zonas distintas.
No me gusta: Todo el resto. El amarillo exagerado, la combinación con el negro como dos colores dominantes, la pared de rayas,  el rollo noventero, la lámpara pegote…. Demasiado.


(Foto: Danny Dootjes)


Puede que el uso de colores relajantes sea más conveniente para el exterior…


(Foto: make life easier)

No hay comentarios:

Publicar un comentario