31 de agosto de 2015

El antes y después de este mes

Agosto

Me encanta el antes y después. En todo. Da igual si son personas, casas enteras o muebles.

Desde pequeña tenía la obsesión de ver como con un hechizo las cosas se transforman por completo.
Al crecer, nunca soñé en ser una princesa, los vestidos me parecían muy incómodos, los bailes muy aburridos y los zapatos de cristal muy peligrosos. Yo quería ser el hada. La que transforma a cenicienta enseguida en una súper modelo, que transforma la calabaza en un carro, los ratoncitos en caballos y todo eso sin ni una gota de sudor.

Entonces, caminando por la calle o viajando en coche, soñaba con todas las cosas que podría cambiar a mí alrededor si tuviera la varita mágica. Para crear un mundo perfecto (como mínimo a la vista).

Y ahora, aquí estoy, compartiendo esta obsesión con vosotros, a partir de hoy de forma mensual.

Por desgracia no soy un hada y no tengo una varita mágica. Trabajamos duro para conseguir los resultados y nos encanta compartir la magia mostrando los cambios que hicimos en nuestro taller. 


Sillones nórdicos años 50. Madera restaurada de haya. Re-tapizados para dar un look más fresco y actual.




Un armario infantil. Por abajo las capas originales de pintura que le daban durante los años. Arriba y dentro dos colores nuevos y sorprendentes. Calcomanía original.




Una mesa de comedor. Patas restauradas, sobre de espejos envejecidos.
Una mesa de centro. Re-pintada con top nuevo de madera pino.




Un balancín años 60. Asiento original tapizado en skay. Madera de haya restaurada.




Una puerta de un colegio. Decapada y con una capa delicada de wash blanco al estilo rústico. Con espejos puestos para un look más relevante y decorativo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario