10 de septiembre de 2015

Negocios preciosos

Ugot Bruncherie

Ugot abrió sus puertas hace un mes. Después de una obra brutal ha convertido un local abandonado de un chaflán de Eixample en un café-restaurante maravilloso.
La dueña, Adi Nachshon, aparte de ser gran cocinera y pastelera con mucha visión, hizo el papel de interiorista. Se puso manos a la obra e hizo su sueño realidad.

El suelo hidráulico original ha sido descubierto y recuperado al igual que las paredes de ladrillos.  Durante las obras algunas paredes han sido desmontadas y otras edificadas para crear la división entre la sala de comensales y la cocina, a la cual se le puede echar un vistazo a través de una ventanilla.




Con la visión y la inspiración de un tea room inglés, Adi llevaba acumulando durante años objetos, atrezos y muebles de diferentes lugares. Utilizando todos sus hallazgos, ha creado un espacio acogedor con mucho carácter. Mesas de madera de tamaños y formas diferentes. Sillas, en gran parte de estilo Luis XV, pintadas y tapizadas en diferentes colores y estampados. Una gran colección de tazas clásicas de porcelana acompañada con una variedad de platos, azucareros, saleros y pimenteros, sets de café y campanas de vidrio.  Los detalles pequeños caracterizan el diseño, está todo colocado con mucha atención y de una manera muy pensada… con muy buen gusto.




El estilo, clásico-antiguo y aun así fresco y atractivo, se presenta en todos los rincones del local.  La barra, de obra, acompañada de mostrador restaurado, un gran espejo,  estanterías de cajones y variedad de lámparas. En los lavabos puertas recuperadas, decapadas y adaptadas para el espacio, picas antiguas y grifos con estilo de la época. Un recoveco íntimo que da sensación de una sala de estar, con sofá y una librería llena de curiosidades. Todo eso acompañado de una agradable música Jazz de los años 40, 50 y 60.




Mi mesa favorita, al lado de una pared atrevida y divertida, empapelada con motivos de flamencos y con un gallery wall de marcos antiguos, la gran mayoría sin contenido.




Adi se formó profesionalmente en la escuela Hoffman de Barcelona. Aun y así, las huellas del origen, el pasado y la tradición son imborrables y se nota mucho la influencia de casa. De su madre, su abuela y de la cultura gastronómica mediterránea y judía.

Tuvimos la suerte de probar tooodo lo que hay en el menú. Una semana antes de la apertura nos invitaron para dar nuestra sincera opinión. No sabría por dónde empezar y donde acabar mis recomendaciones. Solo os digo que me quedé sorprendida. Cosas que no habría pensado pedir, combinaciones que parecen poco convencionales, encajaron en una harmonía perfecta al tocar mi paladar.  En Ugot sirven Desayunos, Vermut, Brunch y afternoon tea.


De Izquierda a derecha de arriba abajo: *Burrata-vinagreta citrica de hinojo tostado, melocotón asado, hojas y reducción de naranja. *Ugot Burger – 100% ternera, camembert, cebolla caramelizada, pera, rúcula y aceite de trufa. *Salmón ahumado, salsa tártara y mezclum. *Arroz negro con leche de coco, plátano y pistacho. * Los huevos de Ugot. *Carpaccio de bacalao ahumado con picada fresca. *Shakshuka Balkan- con queso de cabra y berenjena. * Pan artesanal. * La Pagesada – Huevos fritos con chorizo de pagés servidos con pan de pagés y patatas al horno. 


Aun y así, la gran especialidad, tal como indica el nombre del local, son sus pasteles. Varían cada día así que os recomiendo ir pasando para ver qué os ofrecen. Os aseguro que cada día va a ser vuestro día de suerte.




Nos ha encantado asesorar y ayudar en el proceso.




No hay comentarios:

Publicar un comentario