3 de noviembre de 2015

De la fábrica a casa

(Foto: Alis)
No hay que tener muchas luces para darse cuenta de que las lámparas con un aspecto industrial pueden encajar perfectamente en nuestras casas.

Ese aspecto vintage de principios del siglo XX, de una sobriedad indiscutible, puede resultar muy estético si lo complementamos correctamente con su entorno.
 
Las lámparas industriales se caracterizan por tener una pantalla de metal generalmente esmaltado y normalmente de colores oscuros en exteriores y más claros en interiores. Eran objetos sencillos, funcionales y resistentes, pensados para entornos industriales totalmente faltos de belleza.

Actualmente en el mundo del diseño de interiores se rompe de nuevo una barrera, se adopta este elemento aparentemente frío y se descontextualiza para ser utilizado en ambientes cálidos y hogareños. Solo es cuestión de encontrar un equilibrio entre la lámpara y todo lo que va a iluminar.  

Cocinas, comedores, zonas de trabajo o incluso lavabos… Cualquier rincón de nuestra casa puede ser adecuado.



(Foto: Pinterest)


Si existe el paraíso, su cocina seguramente sea así.



(Foto: Old Brand New)


¿Cuáles son los ingredientes esenciales que dan al espacio ese aire rústico? La ausencia de armarios superiores, los utensilios de cobre colgados, la chimenea, la mesa robusta de madera maciza, la mezcla de taburetes, las plantas. Todo queda perfectamente complementado con la lámpara, sacada de una granja americana.



(Foto: Mari Eriksson)


La lámpara y la silla del mismo estilo definen el carácter de la habitación. Sin ellos, la oficina casera resulta un tanto fría, desnuda y con falta de personalidad. A veces pocos artículos pueden marcar la diferencia creando un gran impacto. ¿Te mola la silla? En nuestra tienda y la tienda online ¡tenemos una muy parecida!



(Foto: Scnadi Concept)


Esta oficina casera, en cambio, está llena de muebles y artículos vintage, combinados y arreglados de una forma que, a pesar de ello, no son excesivos ni dan sensación de almacén. Todo muy bien elegido y situado, incluidas las lámparas, que encajan perfectamente en este ámbito. Si quisieras conseguir este look lo podrías hacer con maletas, escaleras de madera y cajas defábrica metálicas. Todos estos y más los podrás encontrar en nuestra tienda y la tienda online.



(Foto: Elle Decoration UK)


Aunque no soy fan de este gallery wall y las sillas tampoco me apasionan, la mezcla de las dos lámparas me resulta interesante e incluso un poco atrevida. Muy pocas veces se ven dos lámparas diferentes colocadas tan cerca una de la otra encima de la mesa del comedor. Me encanta la alfombra, es muy kitsch. ¡Tan horrible que resulta guapísima!  Anima la habitación y le da el punto ecléctico.



(Foto: Designskol)
(Foto: Homedit)


A diferencia de la foto anterior, en estos casos, vemos dos lámparas iguales. El banco al lado de la mesa de comedor me encanta y tener chimenea en la cocina… ¡es un puntazo!



(Foto: Milk Magazine)


La lámpara gris destaca mucho en este comedor con paredes blancas y despejadas, muebles rústicos de madera maciza en combinación con el blanco y un suelo divertidísimo que combina genial. El mobiliario minimalista es perfecto para no saturar la vista.



(Foto: Bloood & Champagne)



Mezcla de sillas, mapamundi... ¡esto me suena!

(Foto: Alis)

Así que si tenéis pensado colocar una lámpara industrial en vuestra casa podréis encontrar algunas en nuestra tienda online.


No hay comentarios:

Publicar un comentario