23 de noviembre de 2015

Hogares singulars

The White Room

Volvemos a alejarnos hasta el otro extremo del mundo, pero esta vez nuestro nuevo hogar singular es tan singular que queda reducido a una sola habitación. Y no por ser un espacio tan reducido merece menos atención, al contrario. The White Room es tan perfecto que casi consigue que puedas plantearte el ir a vivir a Australia, en un estudio en medio de la nada.

Lynda Gardener, además de tener su tienda Empire Vinage con todo tipo de muebles, complementos y piezas de moda, es dueña y creadora de esta maravillosa habitación en Melbourne. Un rincón en blanco y negro pensado para plantearse una escapada perfecta. La variedad de colores es sinónimo de alegría, es verdad, pero unos días en este apartamento estudio… ¡me harían bastante feliz!




Con el estilo industrial vintage que le caracteriza, ha conseguido crear un espacio maravilloso de lo que antes había sido un garaje de motos. Lynda, sacando a la luz su especialidad en este estilo, convierte un espacio súper reducido en todo un mundo.




A partir de un sinfín de capas, detalles y elementos muy bien conjugados, tenemos la sensación de estar en un sitio más amplio de lo que realmente es. La luz que entra por las ventanas rebotando por todos los rincones blancos de la habitación, es también un gran acierto para conseguir esa sensación de expansión.




Los muebles vintage emblanquecidos, la iluminación industrial y las capas de sábanas francesas hechas a mano. La pequeña cocina con todos sus elementos esenciales, el baño independiente, las puertas francesas para salir al patio propio a tomar el aire… ¿A qué estoy esperando?




(Vía Est Magazine)

No hay comentarios:

Publicar un comentario