10 de diciembre de 2015

Prêt-à-porter Prêt-à-vivre

(Fotos: Iikonee, Forever Love)

Cada época conocida estuvo y estará cargada de tendencias. El arte, el pensamiento, las costumbres y toda nuestra cultura en general repercute directamente a que eso sea así. Y justamente, la decoración del hogar y la moda de ropa que tanto consumimos son las vedettes de estos movimientos.

Tendencia es destacar un estilo sobre otro, es reforzar un concepto y determinar un punto de partida. Son modelos a seguir o son, en el mejor de los casos, inspiraciones para aquellos que dan rienda suelta a la imaginación.

El interiorismo impone sus reglas con gran fuerza, se nota como cambian a lo largo de las décadas los colores, texturas, formas, materiales y estampados que han formado parte de nuestra rutina. Nuestra preocupación por vestirnos refleja alguna parte de nuestra personalidad y es una declaración de nuestras preferencias. Las modas duran temporadas, tal vez unos años, pero cambian con tal rapidez que a veces apenas logramos descifrarlas.

No es casualidad que la moda de ropa contagie con sus estilos, una y otra vez, a las tendencias que consumimos para vestir nuestras casas. Por supuesto, lo mismo ocurre al revés.



(Fotos: Home My Design Fashion Gone Rough)


Hoy vivimos rodeados de pautas, los estilos desbordan los escaparates, las pasarelas con sus diseños de autor desfilando son aplaudidas como nunca. Las grandes marcas de ropa han lanzado sus colecciones del hogar. Las líneas de ropa y decoración se cruzan unas con otras.



(Fotos: Indie Home CollectiveDiorina)


Casual, descontracturado, natural es el último grito de la moda. Líneas puras, livianas, texturas neutras, colores suaves. El uso de pocos objetos, la falta de accesorios, el espacio despejado y la veneración a la luz natural hacen de esta combinación un must. La estrecha relación entre ambas tendencias es clara.

Con el minimalismo japonés tanto la moda como el diseño de interiores se han rendido a sus encantos. Menos es más y aquí lo vemos. Los cortes amplios, los tejidos sutiles, los colores lisos, se corresponden con los espacios libres, el equipamiento mínimo, el monocromo como combinación por excelencia, las maderas claras y las líneas rectas.


Si hay un estilo que representa el Street Style es el Urban, y llevado puertas para dentro logra escenografías sorprendentes.  Los tejidos rotos, texturas gruesas y colores lavados, combinan perfectamente con los objetos industriales metálicos, las maderas rugosas y las paredes de obra vista.


(Fotos: Muku, Hunch)


Y, como no, el vintage. Nuestro preferido. Una tendencia cargada de emociones. El reúso de lo que alguna vez fue tendencia, su remake y una reflexión de lo olvidado le dan esta nota melancólica y a la vez divertida. Vintage no es un estilo propio, es un lifestyle. Los colores fuertes, los estampados cargados, las líneas ajustadas y curvas resaltadas, se ven reflejadas en estos iconos del mobiliario que utilizan materiales plásticos, maderas procesadas y metales cromados.


(Fotos: Celine, Jakub Komrska)


Black is the new black y podríamos estar parágrafos y parágrafos hablando de ello, pero todo a su debido tiempo. Estas imágenes cuentan por sí solas la cantidad de usos y aplicaciones que podemos darle a este color, sin miedo. Siempre es correcto vestirse de negro ¿por qué no aplicarlo a nuestras habitaciones?

Nuestra colección de invierno también está inspirada, entre otras cosas, por la moda hibernal. La acabamos de inaugurar este fin de semana en el Palo Alto Market y durante estos últimos días hemos estado ultimando detalles en la tienda, así que de aquí a poco la presentaremos online. Poneros el abrigo y venid a curiosear un poco. ¡Que el frío no nos pare!


No hay comentarios:

Publicar un comentario