18 de abril de 2016

Paso a Paso - Cabecero

Hace mucho que no hemos hecho un Paso a Paso, lo sé. Mi culpa; me cuesta un poco pensar en parar el trabajo para hacer fotos. Trabajando en el taller desconecto del mundo exterior y me evado.
Aun así, tengo ya en mente unos cuantos proyectos que me gustaría compartir, por lo que intentaré ser más consciente.

Este proyecto fue un pedido de unos clientes, una pareja que está reformando su dormitorio. Inspirados por nuestro rótulo, querían hacer un cabecero de tablas de madera con diferentes acabados de madera, blanco y gris. 


Entonces... ¿¡Qué hace falta?! Primero y más importante, palés, claro; cuantos más mejor y cuanto más variados de tamaño, tipo y color, mejor.


Herramientas y materiales:
Martillo con pata de cabra
Pata de cabra
Tenazas
Sierra
Lijadora y papeles de lija
Guantes
Metro
Masillas de Madera y espatula
Pinturas y tintes
Barniz incoloro
Cera incolora
Pincel
Clavos


La parte más física consiste en desmontar los palés para sacar las tablas. Con el martillo con pata de cabra y mucha fuerza, es como todo en la vida: algunas salen facilmente y otras cuestan más. Una vez separadas hay que quitarles con cuidado los clavos.


El siguiente paso consiste en presentar las tablas en el suelo para decidir cuales vamos a usar. Tapar los agujeros de los clavos con masilla para madera, lijar y pintar.

A cada una de las tablas le di un acabado diferente: algunas las pinté antes de lijar y algunas después; algunas llevan una capa de cera para conseguir variedad de efectos con la pintura; algunas están teñidas y algunas se quedaron en su color original.

Esta parte es mi juego favorito y siempre la disfruto muchísimo. Con pocas posibilidades de equivocarte, puedes experimentar y dar rienda suelta a tu creatividad. A mí me resulta muy entretenido. Una vez preparadas, les di a todas dos capas de barniz incoloro.


Una vez tenemos una gran variedad de materia prima, es cuestión de arreglarlo según nuestro gusto, procurando que no hayan zonas muy oscuras o muy claras, zonas muy pintadas o con mucha madera. Creando de tal forma un "lay out" bastante equilibrado.

Por eso es mejor preparar algunas tablas extra, te da más opciones a la hora de conseguir la composición deseada.

Nosotros hicimos varios intentos, tomando fotos de cada intento para poder compararlos.


Una vez decidido, llega la hora del montaje. Primero cortamos las tablas a medida y montamos la estructura en el suelo, boca abajo; cortamos las tablas que las unen y las conectamos con clavos y martillo.


Como tuvimos que llevarlo a casa del cliente, decidimos montar el cabecero en dos trozos diferentes, creando así un tipo de puzzle.


Aquí lo podéis ver, montado y colgado en la casa de los clientes. Super contentos y nosotros también.
 Nos ha encantado, espero que a vosotros también.

Así que si tenéis ideas, solo hace falta que vengáis a explicárnoslas; nosotros ya encontraremos la forma de llevarlas a cabo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario