8 de julio de 2016

Retratos en casa - Parte II

Portrait in the bathroom
Vía: Apartment Therapy
En conjunto o solo, con marco o sin marco, como punto de enfoque principal o escondido e incluso tapado, en medio de la habitación o en un rincon, colgado o puesto contra la pared, masculino o femenino; damos la bienvenida a las caras desconocidas.

Los retratos tienen fuerza, los ojos que te miran, la expresión que no te deja indiferente. Me gusta la idea como un medio de escapatismo. Tumbarse, mirándolos, pensando quién puede ser esta gente, de donde vino, que tipo de vida tuvieron, como fue su día día, sus amores, decepciones, dificultades y alegrías...

Aunque en conjunto con otros retratos, creando así un gallery wall, tienen un efecto impresionante, solos como individuos se convierten en un punto de enfoque, un elemento particular que crea una sensación de misterio: de todas las caras, de todos los retratos, ¿por qué éste? 


Portraits in the dining room, mix and match chairs
Vía: Apartment Therapy

Colorful Vintage Dining room
Vía: The design Files

Portrait and a mirror
Vía: Detalhes do Ceu

curiosities
Vía: Los Mundos de Alisia

Grey wall and a golden framed portrait
Vía: Agence Favorite

Vía: Madog Bolig

Vía: Issuu

Vía: Design Love Fest

Y vosotros, ¿qué preferís? ¿Un conjunto de retratos o un retrato solitario?



No hay comentarios:

Publicar un comentario